top of page

Si mi cónyuge compró nuestra casa antes del matrimonio ¿recibiré algo?

Antonio Cervantes

2 Min. de lectura

Dec 12, 2023

18

0

La propiedad de bienes inmuebles puede volverse compleja, especialmente cuando una casa se adquiere antes del matrimonio y se titula por separado. En situaciones en las que ambos cónyuges contribuyen a la adquisición de bienes durante el matrimonio, surge la necesidad de repartir los intereses separados y comunitarios. Este artículo profundiza en las complejidades del prorrateo, centrándose en los casos en los que se adquirió una vivienda antes del matrimonio y se realizaron contribuciones comunitarias sin convertir la propiedad separada en propiedad comunitaria.


Comprensión del prorrateo:

Cuando una casa se compra antes del matrimonio y está titulada a nombre de uno de los cónyuges, se considera propiedad separada. Sin embargo, si los fondos comunitarios se utilizan para realizar pagos de hipoteca o contribuir a la mejora de la vivienda durante el matrimonio, se hace necesario un marco legal para el prorrateo.


Interés Pro Tanto:

En California, la comunidad adquiere un interés "pro tanto" en la vivienda basado en la relación entre los pagos de principal realizados con fondos comunitarios y los realizados con fondos separados. Pro tanto significa esencialmente "en esa medida" y refleja el interés proporcional que la comunidad gana en la propiedad.


Fórmula de Moore Marsden:

La fórmula de Moore Marsden es un método ampliamente aceptado para repartir intereses comunitarios y separados, especialmente en casos de apreciación de bienes inmuebles durante el matrimonio. Esta fórmula se aplica cuando los fondos comunitarios contribuyen a los pagos del principal de una vivienda de propiedad independiente.

1. Proporción de pagos de principal: la fórmula comienza calculando la proporción de las contribuciones de la comunidad al total de pagos de principal de la vivienda. Esta relación refleja la participación financiera de la comunidad en la propiedad.

2. Cálculo de apreciación: Luego se determina la apreciación de la propiedad durante el matrimonio. Este puede ser un aspecto desafiante, ya que una valoración precisa es esencial para un reparto justo.

3. Prorrateo: El paso final implica multiplicar el monto de la apreciación por el índice de interés de la comunidad (calculado a partir de los pagos del principal). El resultado es la parte de la plusvalía atribuible a la comunidad, que luego se suma al valor de la propiedad separada.

4. Valorar y dividir el aprecio:

La apreciación prorrateada es un factor clave para determinar el interés de la comunidad en la vivienda. Debe valorarse y dividirse en consecuencia, asegurando que ambas partes reciban una parte justa de la apreciación de la propiedad que se produjo durante el matrimonio.


Conclusión:

El reparto de intereses comunitarios y separados en bienes inmuebles, particularmente cuando una casa se adquirió antes del matrimonio, exige un enfoque meticuloso. El concepto de interés pro tanto, junto con la fórmula de Moore Marsden, proporciona una metodología estructurada para determinar la parte que le corresponde a cada parte. Buscar asesoramiento y asistencia legal es crucial para sortear las complejidades del reparto de bienes inmuebles, asegurando una resolución justa y equitativa en situaciones en las que las contribuciones comunitarias han impactado la propiedad separada.

Antonio Cervantes

2 Min. de lectura

Dec 12, 2023

18

0

bottom of page